• Redacción: La Noticia Es

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL



  • Líderes de Morena no han salido a dar la cara por la derrota en Edoméx.

  • Embestida electoral desnuda el desorden y posicionamiento ficticio de la 4T.

  • PT y Nueva Alianza aseguran su registro gracias a la candidatura común.

  • Tras la derrota Higinio Martínez ve diluido su anhelo de ser gobernador.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Transcurre el segundo día después de las elecciones locales y federales en el Estado de México, y en Morena se siguen preguntando: ¿Qué pasó el domingo 6 de junio?


A toro pasado y cuerpo embestido, la Cuarta Transformación mantiene un silencio sepulcral ante la estrepitosa derrota que le quitó la mayoría absoluta en el Congreso local y lo redujo a administrar apenas una cuarta parte de los municipios mexiquenses.


Para donde quiera que volteen -a los costados, arriba o abajo, atrás o adelante- los liderazgos ficticios de Movimiento de Regeneración Nacional verán su triste realidad y tendrá que asimilar que su único mérito político fue ser la creación de Andrés Manuel López Obrador para llegar a la presidencia de la república en el 2018, pero nada más.



Los comicios y resultados del domingo encueraron a Morena y los exhibieron como un partido sin organización, sin dirigencia, sin organigrama, sin estructura y sin orden. Con más capitanes que marineros no es más que un barco a la deriva en las turbias aguas mexiquenses.


Debut y despedida. La mayoría de los mexiquenses rechazó con su voto la reelección, los excesos, las incapacidades, el incumplimiento y las torpezas de sus crápulas alcaldes y de sus limitados diputados.



No sólo es la derrota externa, también la devastación interna. A esta hora nadie se hace responsable de la pifia electoral, no hay quien entregue cuentas a sus simpatizantes y militantes mexiquenses; escondidos están los que definieron e impusieron alianzas y candidaturas que -de antemano sabían- estaban destinadas al fracaso. Hasta el momento nadie responde por el desastre político en la 4T mexiquense.


Morena no sólo cargará con la derrota propia, sino que lo poco que ganó o retuvo lo tendrá que repartir entre sus aliados. Gracias a la figura de candidatura común y a un pésimo cálculo electoral morenista Nueva Alianza y Partido del Trabajo ya tienen asegurados su sobrevivencia política, pues en el convenio de alianza Morena comprometió darles el porcentaje suficiente de votos para que estos partidos mantengan su registro en el Estado de México; con esto PT y NA también tendrán bancada en la próxima legislatura local. ¡Eran muchos y parió la abuela!


Nueva Alianza logró ganar la diputación de mayoría del Distrito 20 de Zumpango con su candidato Rigoberto Vargas Cervantes; pero el Partido del Trabajo al que consintieron demasiado al darle tres candidaturas a legisladores (Distrito 35 de Metepec con Gildardo Quiroz; Distrito 36 de Zinacantepec con Joel Cruz Canseco y el 43 de Izcalli con Armando Bautista) fue un fracaso total; en los municipios ni se diga.



¿Qué tienen que decir a esto -por ejemplo- Higinio Martínez Miranda, Maurilio Hernández, Isaac Montoya, Adán Gordo y América Rivera Tavizón?



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Esa frase del Perro Bermúdez: La tenía, era suya y la dejó ir…

El saldo fatal de Morena ya está en el escritorio de Palacio Nacional, donde Andrés Manuel López Obrador no debe estar “muy feliz” que digamos con los resultados obtenidos en tierras mexiquenses. Pero siendo sinceros, al presidente no le caería del todo mal la derrota de su partido en esta entidad, pues viéndole el lado positivo Andrés Manuel puede sacudirse de un plumazo a varios lidercillos cavernícolas que lo han tenido en el engaño. Sin duda el que más pierde dentro de la misma derrota es el senador Higinio Martínez Miranda, líder del Grupo de Acción Política (GAP), quien prácticamente ve diluido su proyecto 2023. Con esto Higinio no puede ser ni candidato ni gobernador, por lo tanto y al estar la renovación de la gubernatura dentro de su sexenio López Obrador tendrá que recurrir posiblemente a una figura de renombre nacional para recoger el tiradero que los “gapos” han dejado en este patio mexiquense. En contraparte y siendo de los pocos que lograron la reelección, el alcalde de Ecatepec Fernando Vilchis se ha convertido en seguro candidateable, por encima del mismo Higinio y a la par de Horacio Duarte. Al tiempo.

704 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo