• #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Partido del Trabajo del Estado de México en aprietos políticos y financieros.

  • No termina de pagar una multa de 48 Millones por irregularidades en 2017.

  • Además, tiene que aguantar el sablazo mensual de la dirigencia nacional.

  • Omar Ortega y Cristian Campuzano resolvieron su “pleito de borrachitos”.

  • PAN estanca las negociaciones para repartir comisiones en la Legislatura.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ

Los siguientes días serán de cruciales para tratar de acomodar el reguero qué hay en la dirigencia y las finanzas del Partido del Trabajo del Estado de México; algo que pretenden ocultar, pero los desacuerdos, desbandadas y malas cuentas han propiciado los primeros escurrimientos con el riesgo de que se desborde el cauce de irregularidades.


¿Si saben que el Partido del Trabajo mexiquense está pagando desde hace cuatro años una multa de 48 millones de pesos que le impuso la autoridad electoral por diversas anomalías encontradas en su operación financiera?


La razón de esta sanción económica fue por los actos de precampaña y campaña de Oscar González Yáñez cuando fue candidato a la gubernatura del Estado de México en el 2017, encomienda que por cierto abandonó para declinar a favor de Delfina Gómez, lo que a su vez le redituó en ser de la gracia de la Cuarta Transformación, pedir lo que quisiera y ser complacido políticamente con todo, especialmente diputaciones federales y locales, alcaldías y regidurías en las elecciones del 2018.



En aquella elección por la gubernatura mexiquense el Instituto Nacional Electoral observó que el PT y su eventual candidato González Yáñez no comprobaron gastos y que varias facturas no correspondían a eventos proselitistas. El pago de la multa fue acordado en 58 cómodas mensuales, es decir, en 4 años y ocho meses este partido saldará su deuda… ya casi.


Para este 2021 el PT recibe cada mes 3 millones 800 mil pesos como parte de su financiamiento público, pero de esta cantidad paga 890 mil pesos para ir cubriendo la multa del INE. Si a esto le añadimos que por acuerdo debajo de la mesa la coordinación nacional le quita al partido estatal 700 mil pesos, las prerrogativas del Partido del Trabajo en la entidad quedan en 2.1 millones de pesos mensuales.


Pero en los pasillos del reducto petista también se dice que cada mes la coordinación estatal debe reportan medio millón de pesos a determinada actividad u oficina de Metepec y aunque es mero rumor interno no lo dudamos ni tantito.



Así de complicado está el escenario el “Club de Toby”, organización de amigos y camaradas disfrazada de partido político, maquillada de rojo con estrellita amarilla.


El Partido del Trabajo sobrevivió tras las elecciones del 6 de junio gracias a los convenios de candidatura común y coalición que firmó con la alianza “Juntos Haremos Historia” en el pasado proceso electoral, por medio del cual obtuvo el 3% de la votación válida emitida y alcanzó dos diputados de mayoría mediante el truco del siglado de candidatos por el PT, pero que obtuvieron el triunfo derivado de la abrumadora votación que les dio Morena, no la militancia petista. ¡Una auténtica pillada democrática!



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Si en la briaga te ofendí, en la cruda me sales debiendo…

Hablando de bribones, ¿en qué terminó la discrepancia entre los principales dirigentes del Partido de la Revolución Democrática en el Estado de México, Omar Ortega Álvarez y Cristian Campuzano Martínez, coordinador de los diputados locales y dirigente estatal, respectivamente? Pues en lo que ya se había anticipado, en nada. A Cristian le perdonaron la cabeza y Omar sigue manejando una parte de la dirigencia perredista a través de cuotas en el Comité y el Consejo Político. Se advirtió y se consumó: en sus consejos extraordinarios donde ventilaron y resolvieron las diferencias entre Ortega y Cristian jamás se tocó contenido político de fondo, no se habló de la agenda legislativa, ni de la política de alianzas y ni qué decir de una ruta crítica para definir si el Sol Azteca seguirá siendo un partido de izquierda; en síntesis, no discutieron la orientación política del partido y antes del 2023 se verá el resultado de haber agudizado y extendió su pobreza ideológica. Lo dicho en este espacio a finales de julio toma forma: Campuzano terminará su dirigencia en diciembre próximo y en el 2022 seguramente se irá como representante del PRD ante el Instituto Electoral del Estado de México. Se confirma que esto nunca fue un gran conflicto y sí un mero pleito de borrachitos de cantina; al final ambos se dividieron la cuenta y hasta les sobró para curársela. Sólo fue cuestión de repartirse la morralla que el partido tiene como prerrogativas de financiamiento público, varios millones de pesos que se les da a este y otras raquíticas organizaciones partidarias que juegan a la democracia. Burdos.



Se sienten las divinas garzas…

Este martes no hubo sesión del pleno en la LXI Legislatura local y la razón es por el empantanamiento de las negociaciones en la repartición de comisiones y comités de la Cámara de Diputados. Fuentes de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) revelaron a esta columna que el PAN se sigue cotizando por encima de su valor real. Ya se veía venir; además de la de Seguridad y Procuración y Administración de Justicia los panistas quieren presidir las comisiones del Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM), Finanzas, Gobernación y Puntos Constitucionales que tentativamente están reservadas para el PRI, así como la de Educación que será para Morena.

375 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo