• Redacción: La Noticia Es

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL



  • ¿Toma de protesta en Chalco con muebles de la Legislatura?


  • Escritorios y sillas del evento muy parecidos a las del congreso.


  • ¿Cualquiera puede pedir prestado el mobiliario del los diputados?


  • ¿Quién le haría el favor al alcalde de Morena, Miguel Gutiérrez?


  • Raymundo Martínez, una oda al protagonismo narcisista.

POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

El miércoles de esta semana se celebró con bombo y platillo la toma de protesta del alcalde reelecto de Chalco, José Miguel Gutiérrez Morales, con el respaldo –presumieron los organizadores- de más de 12 mil personas, por no decirles acarreados. ¡Echaron la casa por la ventana!

Acudió la crema y nata de Morena, esa que se ausentó -el mismo día- de la toma de protesta del alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis: el dirigente nacional del partido, Mario Delgado y el senador, Higinio Martínez Miranda.

El protocolo de juramento estuvo a cargo del secretario General de Gobierno del Estado de México, Ernesto Nemer Álvarez en la explanada municipal.



Un suntuoso escenario digno del solemne evento; con pabellón, proscenio y equipo de audio de alta calidad. Todo a la altura de un protocolo de esta envergadura para que sea recordado por la Cuarta Transformación.

Sólo hubo un detalle que llama la atención: el mobiliario del templete se parece mucho al que usan los diputados de la Legislatura mexiquense para las sesiones de la permanente en el Salón Benito Juárez, eventos especiales y cuando trabajan en sedes alternas.

En comparativos gráficos la similitud es inobjetable. Los escritorios y sillas que se utilizaron en la toma de protesta de Chalco tienen los mismos acabados, forma y tamaño que los que están bajo reguardo de la Cámara de Diputados.

Preguntas

Si no es el mobiliario del Congreso local, ¿el ayuntamiento de Chalco compró o rentó tan finos enseres para la toma de protesta?, ¿dónde los compró o rentó? y ¿cuánto le costó el chistecito? Es un hecho que el gobierno municipal no cuenta con este tipo de muebles, según conformó a este espacio personal de administración.

Si se trata de los muebles legislativos ¿los prestaron o rentaron?, ¿hubo petición oficial para disponer de los bienes del Congreso en un evento municipal?, y sobre todo, ¿se cumplió el reglamento de hacer la solicitud a uno de los 75 diputados, este lo dirigió a Administración y a la Secretaría de Asuntos Parlamentarios, hubo respuesta de ambas áreas y la Junta de Coordinación Política dio la autorización?, ¿se estableció la logística que obliga a un escrupuloso esquema de movilidad de los escritorios y sillas que -por su antigüedad y finura- deben tener cuidado y trato especial?, ¿cualquiera puede ir a pedir prestado el mobiliario de la llamada Casa del Pueblo?

En fin, si efectivamente dispusieron del patrimonio legislativo tanto la Cámara como el alcalde José Miguel Gutiérrez debe aclarar esto que aparenta ser un favor especial entre camaradas de la Cuarta Transformación, pero que en términos llanos se llama “caravana con sombrero ajeno”. De lo contrario deben decir que este columnista incurrió en ilusión óptica y malos pensamientos.

Ahora sí se confirma, que no les dé pena decir que le hicieron como las fiestas de mi rancho: buscaron padrinos hasta de mesas y sillas.




CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Oda al narcisismo…

Este jueves rindió protesta como alcalde de Toluca para el periodo 2022-2024 el priista Raymundo Martínez Carbajal, quien de plano no ocultó sus emociones y terminó por invadir el Teatro Morelos de protagonismo. Con el gobernador, Alfredo del Mazo Maza de invitado especial; así como con la asistencia de los representantes de los poderes Legislativo y Judicial; del aun presidente municipal, Juan Rodolfo Sánchez Gómez y su cabildo; de los dirigentes estatales del PRI, PAN y PRD; de representantes religiosos y empresariales, llegó un punto en el que la vanidad de Martínez Carbajal fue inocultable. Apenas tomó la tribuna para emitir su discurso Raymundo levantó las manos como agradeciendo al cielo que “por fin se le hizo la alcaldía”; sus primeras palabras fueron “sí se pudo” y de ahí desató un descontrolado alud de vivas y porras que lo vitoreaban una y otra vez como si se tratara de un evento de campaña y no de una sesión solemne que ameritaba el respeto y comportamiento de los asistentes. Por su parte el gobernador Alfredo del Mazo mostró el oficio político al reconocer en Raymundo a un buen colaborador en la administración estatal y al mismo tiempo agradeció a la administración de Juan Rodolfo Sánchez la disposición, el diálogo y los acuerdos para trabajar de manera conjunta en estos últimos tres años, sobre todo en una complicada etapa marcada por la pandemia. Lo más destacable del mensaje de Raymundo Martínez fue que anunció un plan de reingeniería de la deuda pública municipal, la aplicación de un nuevo modelo de servicios públicos, la implementación de un esquema policial “pie a tierra” para brindar seguridad y la reapertura de los “comedores comunitarios”. En fin, se va una patética y desproporcionada administración de Morena en Toluca, pero llega una gestión priista marcada por el narcicismo del próximo alcalde.


197 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo