top of page
  • #LaNoticiaEs

Una sola palabra: ¡histórico!



POR NORBERTO HERNÁNDEZ BAUTISTA 

Ya estás como los americanistas, ni quién te aguante con tu 4T y ese odioso cabeza de algodón. Mi consuelo es que yo voté en contra con todo mi corazón. Tuvieron millones de votos, menos el mío.

 

Entiendo tu enojo María, pero el odio fue precisamente lo que venció a la derecha. Se envenenaron el alma y creyeron que su coraje lo compartían millones de mexicanos y les falló. Construyeron un discurso de la división, pero los bots no son personas reales, solo cuentas creadas y se la creyeron. Si los bots hubieran votado, seguro hubieran ganado. La realidad los puso en su lugar, ahora la beben o la derraman. Tienen dos caminos: seguir en su estrategia de confrontación para desestabilizar a México o aceptar la derrota y empezar a organizarse para las elecciones intermedias que vienen.

 

Ni tanto, ni tanto Melitón, la clase media sigue en contra del peje y lo seguirá siendo con la presidenta Claudia Sheinbaum, a poco crees que porque ganó vamos a cambiar y estar con ella, ¡cuernos que! Con más razón estaremos en contra de su segundo piso de la 4T. No sé cómo esta gente votó por Morena, a poco no saben que vamos que corremos para ser Venezuela, al comunismo y, aunque es mujer, será como Chávez o Fidel Castro. Además, ella no cree en la Virgen de Guadalupe, es judía.

 

Ese es el punto María, una narrativa falsa. Construyeron un discurso con mentiras, lo difundieron todos los días en sus medios de comunicación y perdieron. El elector no se enganchó con su campaña negra. Los únicos que la creyeron fueron ellos, tomaron su propio veneno. Ya tenían señales que estaban mal, que su estrategia era errática, pero estaban obsesionados contra el presidente. Cegados por el odio no se enteraron que ya habían perdido casi todas las elecciones estatales y que la aceptación pública del presidente seguía creciendo. Llegaron al extremo de mentarle la madre al presidente, de insultarlo por todos los medios y no les funcionó. Tampoco tomaron nota de aquel día que el presidente salió de Palacio Nacional y marchó al lado del pueblo, su pueblo, y más de dos millones de mexicanos caminaron a su lado, orgullosos de tener un líder como ese hombre al que tanto detesta la derecha. Montaron una costosa campaña internacional en redes sociales, nutrieron su discurso con la leyenda de presidente narco, usaron el tema de la inseguridad como bandera de propaganda para ganar las elecciones a Morena y en todo fallaron. Sus primeras reacciones insisten en culpar al otro de su fracaso. Ahora salen con que volvió el partido de Estado, que hay un nuevo partido hegemónico. Como dijo el hijo predilecto de Atlacomulco: ¡ni un chile les embona!

 

Ya empezaste con tus vulgaridades, ya veremos cuánto les dura la felicidad.

 

Eso es lo de menos. Los electores mexicanos sentaron un precedente que hace historia. Lograron lo que ningún movimiento progresista en Hispanoamérica había conseguido. Por voluntad del pueblo, la 4T, alcanzó una mayoría que hace posible la consolidación de reformas constitucionales que darán origen a un nuevo sistema político, uno de fondo no de forma. La derecha soñó con un Milei y los electores apoyaron a su Claudia, primera mujer en la historia de México en asumir la presidencia del país, antes que ocurriera en Estados Unidos o Canadá, sus socios comerciales. México es vanguardia en la geopolítica internacional. ¡De eso, tampoco estás orgullosa!

 

Melitón, la pura verdad me cansas con tanto rollo. Lo único bueno es que, en un país de machos, por fin gobernará una mujer.

 

333 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page