• #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Horacio Duarte, el hombre de las confianzas controladas de López Obrador.

  • Encuestas alientan al titular de Aduanas como candidato de Morena en Edoméx.

  • ¿Desacuerdo con Higinio Martínez o luz verde desde Palacio Nacional?

  • Ni partidos ni diputados se pronuncian sobre los tres nuevos impuestos.

  • Rigoberto Vargas, legislador de Nueva Alianza que no tiene para vinilonas.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Horacio Duarte Olivares es sin duda el nombre de mayor confianza y aprecio que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tiene al interior del Grupo de Acción Política (GAP) de Morena en el Estado de México.


La trayectoria y lucha legal de López Obrador en sus tres intentos por alcanzar la presidencia no se entenderían sin la aportación y lealtad de Duarte Olivares, quien desde la defensa jurídica se ha hecho de un espacio privilegiado en el proyecto de la Cuarta Transformación que hoy es régimen de gobierno en el país y en varias entidades federativas.


A su vez, Horacio es una de las cabezas del Grupo Texcoco junto con el senador, Higinio Martínez y la Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez. Los tres son aspirantes abiertos a la gubernatura mexiquense del 2023.

Horacio Duarte es el político mexiquense más disciplinado y públicamente obediente de las instrucciones de López Obrador, tanto que no dudó en asumir la Administración General de Aduanas del SAT, cargo que entre tentaciones y señalamientos implica el riesgo de entrar y salir con el nombre o las manos manchadas.


La encomienda de combatir la corrupción dada por el presidente puede acarrear costos personales, institucionales y políticos que Duarte Olivares debe tener presupuestado en su currículum, por lo que en esta tesitura no se atrevería a dar un paso en falso sin que su jefe lo sepa o autorice, bajo la lógica de que si lo hace asumiría las consecuencias. La cofradía está controlada.

Por eso llama la atención que en las últimas horas, desde un bunker morenista, se hayan difundido con singular alegría una serie de encuestas en las que se pone a Horacio Duarte como el prospecto mejor calificado para ser el próximo candidato de la 4T a la gubernatura mexiquense.


¿O le hicieron la travesura o efectivamente el equipo de Horacio se contagió del nerviosismo de otros?, el caso es que se alentaron tendencias que ponen al administrador de aduanas como el político mexiquense de izquierda mejor posicionado, medido y calificado justamente por encima de Higinio Martínez y Delfina Gómez. A bote pronto esta acción hace pensar -por lo menos- que los acuerdos al interior del Grupo Texcoco no están ni tan cordiales ni tan firmes. ¿Distracción de Horacio Duarte o luz verde desde Palacio Nacional?



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Explíquenlo con peras y manzanas…

Ha iniciado el análisis del Paquete Fiscal 2021 en la Legislatura local y hasta el momento no hemos visto a partido político o diputado local alguno que se haya pronunciado respecto a la propuesta de crear tres nuevos impuestos: uno de carácter ecológico, otro sobre las casas de empeño y –el que seguramente sacará chispas- el gravamen adicional del 5% por la prestación de servicios profesionales y actividades empresariales. Este último impuesto amerita un amplio análisis porque no hay claridad de los alcances en el gravamen para los profesionistas que facturan, pues si ya se paga hasta un 35% al Servicio de Administración Tributaria (SAT), ahora habrá que darle el 5% adicional a la tesorería del Estado de México, lo que sin duda puede catalogarse como una doble tributación para los profesionistas independientes y empresarios. Veremos cómo lo explica la Secretaría de Finanzas, cómo lo entienden los legisladores y como se la aplican a los prestadores de servicios profesionales. Si los diputados no se ponen vivos entonces se vendría una lluvia de amparos y solicitudes de controversias constitucionales en la Suprema Corte.



Nadie sufre de más carencias que los tacaños…

De pena ajena lo sucedido el pasado domingo durante la inauguración de la oficina de atención ciudadana del diputado local mexiquense del partido Nueva Alianza (NAEM), Rigoberto Vargas Cervantes, quien además de llegar dos horas tarde al evento, mostró la pobreza de su proyecto y lo agarrado que es el legislador con su estructura. Resulta que el neoaliancista “no tuvo o no quiso soltar recursos” para mandar a imprimir una vinilona y optó por reciclar las que utilizó en campaña. Toda arrugada, descolorida y parchada fue la manta que engalanó la nueva oficina del Profe Rigo en Zumpango. Rigoberto Vargas no sólo tapó los logotipos de Morena y PT que, junto con NAEM, fueron los partidos de la alianza “Juntos Haremos Historia” en las elecciones del 6 de junio, sino que en su discurso jamás mencionó ni al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y mucho menos a la Cuarta Transformación. Qué rápido se le olvidó a Rigoberto Vargas quiénes fueron las anclas de su postulación que lo llevaron a la LXI Legislatura del Estado de México; por eso se entiende que haya optado por abandonar a Morena para irse al “Bloque Legislativo” de la chiquillada con Partido Verde y Movimiento Ciudadano.

237 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo