top of page
  • #LaNoticiaEs

¡Digo, en promedio!



POR NORBERTO HERNÁNDEZ BAUTISTA

Suerte, ahí viene la combi. Lo bueno es que salí temprano, caminé un buen, pero me ahorré 12 pesos del pesero de allá hasta acá. Chiiiin, pero me tocó ir de frente, ahora no puedo echarme un coyotito, tengo que estar pasando los pasajes.


—¿Dónde bajas? Pasando la Kimex—

—Te pasan uno, de la bandera—

—Son veinticinco pesos.

—¿Cómo? ¿cuándo subió el pasaje?

—No ha subido. Pasando la autopista son veinticinco.


Chale, hubiera venido aquí “la valiente” para que aprenda lo que cuesta el pasaje. Se quemó regacho. ¿Cómo que cuarenta pesos en promedio? Eso ni en el D.F. que el transporte es más barato. Por nuestros rumbos, el mínimo que gastamos en pasajes son noventa varos, pero los chavos que van a estudiar la universidad o la prepa se rifan entre cien y ciento veinte, de harina y huevo. Me cai que con esos políticos ni a la esquina. Pensó Melitón.


Under the boardwalk, down by the sea, yea—. Se escuchaba en la combi.


—¿Qué onda mi Melitón? ya vas a la chamba— pues ahorita que hay, no hay que fallar mi Juanito. Y tú ¿qué? se te hizo tarde.

—No, lo que pasa es que me paré en la esquina de la gasolinera, para comprarme una guajolota y un café. Le hice la parada al pesero varias veces y no paraba, en eso el tránsito me dijo: ¡aquí no paran, hasta que la camioneta del presidente municipal avance! por eso estamos dando vialidad. Vive aquí adelante en el club de golf, ya no tarda. Mejor camine para allá, ahí sí se para la pesera.


—Ni modo Juanito, el que manda, manda y si se equivoca, vuelva a mandar. Pero no te apures, el 4 de junio te desquitas. Y ¿a dónde vas tan trajeado?

— Voy a Naucalpan; voy por la nota. Ya sabes, hay que pegarle a la campaña. Y tú ¿cómo ves el asunto, gana “la mejor” o “la valiente”?

—No Juanito, la asesoría te va a costar un varo, de menos el pasaje. ¿cuarenta? no menos, como cien. Jajaja.

—Va, pero dame la exclusiva, no seas como el Memo. Hay tráfico, tenemos tiempo.

—´Ta fácil, mi Loret, una cosa es la campaña y otra la estrategia. Es lógico que la valiente tiene medido el voto de las clases medias. Ese voto es cautivo. Por eso, van a ir con todo por el voto de los pobres, de los barrios, de las colonias. A esos valedores ya los tienen ubicados por el programa de las tarjetas rosas. ¡Y aguas! Si los mueven bien, yo sé lo que te digo. El voto de las zonas rurales, donde la pobreza y la marginación la rayan, siempre lo han manipulado. Con los campes, siempre se manchan. Otro apoyo que tienen es el de los grupos organizados de la iglesia y el de “los antorchos” en el oriente del estado.


—¿Eso quiere decir que gana mi candidata valiente? dilo sin miedo Melitón.

—No soy brujo mi Loret, y si digo eso me madrean aquí mis compas. La banda viene parando oreja y son puros de la 4T.

—Ya voy a llegar Melitón.

—Lo que sí te digo es que los valientes están haciendo creer a los morenos que son ovejas, pero no, son zorros y bien rabiosos. Por eso se tienen que poner a las vivas los de “la mejor”, que desconfíen hasta de los de adentro.

—Bajo en la presidencia municipal. De una vez, que se cobre el tuyo Melitón. ¡Ahí nos vemos!

—Va.


Sweet Caroline, good time never seem so good”.


La musica seguía sonando.

281 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page