• #LaNoticiaEs

LABORATORIO ELECTORAL


El desempeño de los consejeros electorales


Por Efrén Ortiz Alvarez

A propósito de la reciente designación de Amalia Pulido Gómez como la nueva consejera presidenta del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), conviene poner sobre la mesa el papel que desempeñan las y los consejeros electorales y la trascendencia que encierra el ejercicio de su función, tanto en el ámbito nacional como subnacional.


Para nadie es un secreto que la principal ocupación de las y los consejeros consiste en vigilar el cumplimiento de las disposiciones constitucionales y legales en materia electoral, sujetando su actuación a los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad, profesionalismo y equidad de género; por algo se dice que dichas figuras son en la especie un “árbitro electoral”, responsable de garantizar que la competencia entre las distintas fuerzas políticas se exprese a través de los canales adecuados y respetando en todo momento las reglas del juego.


Con todo ello, es muy normal que en la discusión de diversos acuerdos que se someten a la consideración del Consejo General, podamos encontrar una diferencia de opiniones entre los propios consejeros y consejeras; ello, además de ser una situación común al interior de los órganos colegiados —y, por tanto, el indicio de una democracia sana—, pone en evidencia que si bien el papel que deben desempeñar estos funcionarios electorales tiene como principio el acompañamiento y vigilancia respecto a las actividades que llevan a cabo los diferentes institutos políticos, no podemos desprender de ellos su potestad de apuntalar diversos criterios que en determinando momento pueden alterar las reglas del juego de las contiendas electorales e influir, en mayor o menor medida, en la configuración de nuestro sistema electoral y, consecuentemente, en las propiedades de nuestro sistema de partidos.

Cabe señalar que muchas de las nuevas leyes, normas y disposiciones en materia electoral, han sido cultivadas a partir de los esfuerzos y voluntades emergidas en el seno de diversos organismos públicos electorales —donde, ciertamente, los partidos políticos también han sido piezas clave—. Uno de los mejores ejemplos lo podemos encontrar en el impulso que ha tenido en los últimos años la aplicación de medidas afirmativas en beneficio de las mujeres, mismas que son resultado de un trabajo constante de muchas funcionarias y funcionarios que mediante la suma de pequeñas voluntades han contribuido a la forma en que tanto los partidos, como la ciudadanía en general, abordamos el fenómeno político.


Seguro estoy que el desempeño de las y los consejeros electorales de este país se verá positivamente traducido en la medida en que sean conscientes de sus verdaderos alcances, lo que desde luego tendrá que venir acompañado de una seria reflexión personal respecto a la gran responsabilidad que recae en sus hombros. Usted Juzgue.

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo