• #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Alejandro Encinas, la última señal de que la candidata será Delfina.

  • 67 aspirantes en Morena; Higinio fracasó como el gran aglutinador.

  • GAP: sin dirigencia estatal, sin Consejo Político y sin candidatura.

  • Extrañan a Juan Pedro García en el PRI, ya le ruegan que regrese.

  • Le plagian a Enrique Vargas la idea de los anuncios espectaculares.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

¿Qué lecturas debemos darle al hecho de que se hayan inscrito 67 aspirantes en el proceso de selección del “Representante de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación”, como antesala de la candidatura de Morena al gobierno del Estado de México?


Primera. Que el desistimiento del Subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez para participar en la contienda morenista confirma que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, siempre ha tenido una sola “corcholata” para el Edomex: Delfina Gómez Álvarez.


Segunda. Que Morena sigue en un grave riesgo al carecer de vida institucional. Esta enorme cantidad de pretendientes es el reflejo del “desorden”, propiciado en gran medida por el falso liderazgo que montó Higinio Martínez Miranda y al final no metió control ni en su propia granja. Destrozó la delegación del partido en manos de la senadora, Martha Guerrero, al convertirla en el instrumento político de sus aspiraciones; Higinio no quiso ni pudo acuerpar a Morena, por lo que el Grupo de Acción Política (GAP) terminará etiquetado como el “incapaz” de conducir a un partido político competitivo en el Estado de México. ¿No lo creen?, sólo recuerden lo que pasó en la Legislatura local y en los municipios mexiquenses donde en menos de tres años perdió la mayoría absoluta del Congreso y los ayuntamientos.


Tercera. Higinio fracasó como el “gran aglutinador de Morena en el Estado de México”. Todo le pasó a Martínez Miranda; quiso imponer una dinámica del consenso a partir de la exigencia de que nadie se inscribiera en la convocatoria y le saltaron decenas de pretendientes; por lo menos 66 morenistas le dijeron “NO” al senador. Vaya capacidad de unir a todos, pero en su contra.



Cuarta. La senadora Martha Guerrero, la encargada de cuidar el proceso interno y poner ejemplo de neutralidad, fue la primera en tomar esquina a favor de Higinio y peor aún, en arremeter subliminal pero directamente contra Delfina Gómez al sostener que quien encabece el proyecto de la gubernatura por Morena no debe ser quien sonría mejor, por tener una buena amistad (AMLO), o por despachar desde el escritorio (profesora). Manden a enmarcar la foto del fin de semana donde sólo aparecen en el templete Martha Guerrero, delegada del partido; Maurilio Hernández presidente del Consejo Político e Higinio el aspirante, es lo que resta del GAP que pronto se quedará sin dirigencia estatal, sin el órgano de control del partido y sin candidatura.


Dicen los propios morenistas alineados que “ahora sí” conoceremos al verdadero Higinio Martínez, a la hora de meterse en un aprieto de declaraciones públicas en los siguientes días, comenzando a descalificar a los aspirantes que se inscribieron en la convocatoria del partido. Se acabó el senador incluyente.




CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Nadie sabe lo que tiene…

Vaya que en el PRI están entre preocupados y arrepentidos. Intranquilos por el imparable crecimiento de Enrique Vargas del Villar que, por sí sólo y sin el PAN, ya los rebasó en las encuestas; sollozantes porque saben perfectamente que el repunte de Vargas del Villar ha sido gracias Juan Pedro García, sí, ese operador político que los tricolores tuvieron como puntal en las elecciones de gobernador del 2017 con el proyecto +FP. Bueno, cómo están de quejumbrosos los priistas, que desde Palacio de Gobierno estatal le han pedido a Juan Pedro que regrese a las filas del PRI para no perder en las elecciones del 2023… ¿no perder?, si es lo que han pedido a gritos, si a 11 meses de los comicios han hecho todo lo necesario para no ganar, si entre las tropas tricolores ya es un escándalo la sugerencia de que van a bajar los brazos frente a Morena. ¿Pues no que Juan Pedro no servía para nada, que no les dolió, que no era priista y que las 58 elecciones a cuestas de este personaje eran falacias?... Ojo, no es lo mismo “perder que entregar” y a esto último no se prestaría quien se diga priista de corazón.



Nadie sabe para quién trabaja…


Por cierto. El panista Enrique Vargas del Villar debió patentar la idea y estrategia de publicitarse en anuncios espectaculares a través de los medios de comunicación sin violar la ley. Hoy la mayoría de los aspirantes a la gubernatura, de todos los partidos políticos, incluyendo a los de Morena que pidieron sancionar a Vargas por sus primeros espectaculares de octubre pasado, ya le copiaron la receta. Alejandra del Moral y Eric Sevilla del PRI; Mariela Gutiérrez y Juan Hugo de la Rosa, de la 4T; Omar Ortega del PRD; Pepe Couttolenc del Partido Verde y otros más, ya aparecen muy sonrientes en autopistas y vialidades importantes del Estado de México en franca promoción de su imagen, nombre y hasta cargo público; aunque para no incurrir en violación del Artículo 134 Constitucional, son medios de comunicación los que contratan y sufragan los costos millonarios de estas campañas visuales en anuncios espectaculares. Al menos el Tribunal Electoral del Estado de México ha considerado que la idea no es sancionable… ¡pues que le paguen Vargas los derechos de autor, digo!

1130 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo