top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Segundo debate. Se le hace bolas el engrudo al Instituto Electoral.

  • Representantes de Delfina piden cambiar de moderadora y formato.

  • IEEM propone que no haya invitados especiales en la confrontación.

  • Como ‘Peso Pluma’. Alejandra del Moral y sus “discursos belicosos”.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Tal y como lo habíamos anticipado, la reunión del Comité de Debates del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), celebrada este miércoles, sacaría chispas y así fue.


El encuentro entre representantes de las candidatas a la gubernatura (Delfina Gómez Álvarez y Alejandra del Moral Vela) y los consejeros electorales se tornó ríspido, se rompieron los primeros consensos y el acuerdo fue “que no hubo acuerdo”.


El motivo. Las críticas y señalamientos de mala organización y parcialidad con las que terminó el árbitro de la democracia tras el primer debate del 20 de abril, donde el papel principal se lo llevó la moderadora, la periodista Ana Paola Ordorica, al increpar con mayor ahínco a la candidata de ‘Juntos Hacemos Historia’ Delfina Gómez Álvarez, lo cual fue del desagrado de la alianza Morena-PT-PVEM.


Las consecuencias. La representación de Delfina Gómez rechazó que la periodista Pamela Cerdeira sea quien modere el segundo debate programado para el 18 de mayo, al argumentar que no le garantiza neutralidad.


Además, Juntos Hacemos Historia propuso cambiar el formato dinámico (de la primera versión) por uno más rígido y donde la moderadora, forzosamente mujer, sea designada de entre un compendio de propuestas de periodistas mexiquenses.


Fue en el tema del formato donde todo se vino abajo para el Instituto Electoral, ya que la Cuarta Transformación exigió que la moderadora no tenga posibilidad de interpelar a las candidatas, es decir, que el segundo debate sea cuadrado: exposición temática, réplica y contrarréplica de las candidatas.


De igual forma Morena y PRI podrían llegar al acuerdo de que no haya invitados especiales en el salón de sesiones del Consejo General del IEEM, sede de la confrontación entre Delfina y Alejandra, esto con la finalidad de evitar gritos y sombrerazos, así como riesgos de enfrentamientos procedentes de la efervescencia electoral de quienes pudiesen asistir al recinto.


Por la tensión que se vivió en el Comité de Debates de este miércoles se determinó declarar un receso hasta el viernes de esta semana. No hubo minuta, no hubo acuerdos, no hubo nada, lo único casi seguro es que cambiarán a la moderadora inicialmente propuesta.


Al árbitro electoral se le está haciendo bolas el engrudo y eso que es un simple debate, ¿se imaginan qué puede ocurrir en la organización y desarrollo de la jornada electoral del 4 de junio, donde se instalaran más de 20 mil casillas y se espera la participación de 12.7 millones de mexiquenses?



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Que lo firmen…

Esto de quitar a los invitados especiales para el Segundo Debate –que en realidad es una propuesta del instituto Electoral- hasta le conviene a la coalición de PRI-PAN-PRD-Nueva Alianza más que a Morena, porque precisamente fueron los convidados de la coalición (como las senadoras Xóchitl Gálvez y Lilly Téllez) quienes le echaron a perder lo poco que había ganado Alejandra del Moral Vela el pasado 20 de abril. Y es que cuando la candidata Delfina Gómez Álvarez hablaba de los pueblos originarios y los grupos vulnerables, de entre Gálvez y Téllez –según cuentan los que estuvieron presentes- salieron burlas y comentarios que hicieron brincar a la maestra en defensa de los indígenas, lo cual le valió aplausos y el rescate del primer debate que, hasta cierto punto, lo llevaba en desventaja por las acusaciones de corrupción y su desconocimiento geográfico del Estado de México. Se podría decir que las invitadas de Del Moral le salvaron el debate a Delfina.



Del Moral al estilo “Peso Pluma”, belicosa…

En una de las pláticas que tuve con Alejandra del Moral Vela, hoy candidata a la gubernatura de la coalición ‘Va por el Estado de México’ y entonces presidenta estatal del PRI, previo a la elección del 2021, sin tapujos me dijo: Juan Gabriel, yo soy como un perro de pelea. Justamente esa agresividad es lo que para muchos le faltó a Del Moral en la primera parte de las campañas. Por fin, parece, Alejandra del Moral Vela se puso la capa valiente para verse más suelta y apegada a su personalidad y perfil político. A partir del martes y miércoles de esta semana sus discursos son más aguerridos y provocadores, aunque siguen quedando a deber tomando en cuenta que va abajo en las preferencias electorales y, sobre todo, que le quedan cuatro semanas de activismo para posicionarse. Del Moral ya es más directa, acusa a Morena y a sus gobiernos de provocar un desastre nacional, estatal y municipal, pero no mete ni menciona al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que es la cabeza del proyecto. En las últimas horas y apariciones la candidata de PRI-PAN-PRD-Nueva Alianza ha dado visos de tirarse a matar, pero sigue con amagos calculadores porque sabe que centrar sus embates sobre la Cuarta Transformación lleva implícito el enorme riesgo de convertirse en la principal promotora de Morena y Delfina, así como de dejar de hablar de sus propuestas y –lo más preocupante- que la historia y saldos del PRI no le ayudan mucho que digamos a Alejandra del Moral para emitir las acusaciones de inseguridad, pobreza y corrupción sobre la 4T sin que se le regrese el lodo que le echa al ventilador. Intenta ser belicosa como los corridos tumbados de Peso Pluma, a ver si no termina cantando “ella baila sola”.

296 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page