top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Buscan refundación en el PRI, pero como los mismos de siempre.

  • Ricardo Aguilar llama a la juventud en un partido de dinastocracia.

  • Cambio de roles. PRI pasará a lo horizontal, Morena a lo institucional.

  • Diputada de Morena presume sandalias, tortas y tacos de cran.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

En el PRI del Estado de México siguen emergiendo las voces que apresuran un cambio para resurgir de la derrota del pasado 4 de junio. Pero es el PRI mexiquense, ese que con el poder quiso tener resultados diferentes haciendo lo mismo y con los mismos de siempre.

Llama la atención que con personajes como el ex presidente estatal del partido y actual diputado federal, Ricardo Aguilar Castillo, se convoque a una reflexión y refundación del Revolucionario Institucional, cuando varios de los que endosan el fracaso electoral sólo al actual gobernador, Alfredo del Mazo, han sido parte estructural del partido, de las campañas y de los resultados.


¿Con quiénes pretende la refundación Ricardo Aguilar? ¿Con los Montiel, los Peña y los Del Mazo de Atlacomulco; los Monroy y los Alcántara de Jocotitlán; los Miranda, Martínez y González de Toluca; los Sámano de Acambay; los Aguilar de Jilotepec; los Sevilla y Cervantes de Lerma; los Urbina de Tecámac; los Sobreyra de Nicolás Romero; los Sánchez Isidoro de Coacalco; los Ugalde y Tonys de Tlalnepantla; los Nemer, Camacho y Herrera de Metepec; los Apolonio y Zarzosa de San Felipe del Progreso; los Vilchis, los Esquivel o los Castrejón de Zinacantepec; los Roa de Almoloya de Alquisiras o los Ozuna y Erwins de Club de Golf Los Encinos?, ¿con quiénes se pretende esa refundación del PRI?



En sus últimos mensajes Ricardo Aguilar retoma los discursos que dirigía en el 2007 cuando era líder del PRI, precisamente en la época de resurgimiento con Enrique Peña en la gubernatura y posteriormente en la presidencia de la república tras sus derrotas de los años 2000 y 2006, ese renacimiento que les duró muy poco y sólo sirvió para perder estrepitosamente en el 2018 el gobierno federal y más de 15 gubernaturas en los años siguientes hasta este 2023.


Dice Ricardo Aguilar que los jóvenes deberán jugar un papel fundamental en la vida pública del estado, del país y del Partido Revolucionario Institucional.


Sólo que la historia nos ha enseñado que para el PRI los jóvenes que se merecen las nuevas oportunidades son los hijos de los ex gobernadores, de los diputados, de los alcaldes y de esos caciques priistas a los que se les adjudica la meritocracia por virtud de la dinastocracia. El resto de los chavos, priistas y no priistas, tendrán que esperar formados o sacarse la lotería política.



Y como Ricardo Aguilar ya hay varios más que se están frotando las manos para agandallarse los restos del partido; lo quieren hacer incluso a costa de desatar estallidos partidarios como los que recientemente sucedieron en Hidalgo y Sinaloa, donde diputados, alcaldes y dirigentes locales renunciaron al tricolor.


¿No será que en el Edomex también existe la intención de apoderarse del partido a como dé lugar y de cara a las elecciones del 2024? ¿O a poco el PRI ahora sí se atreverá -sin miedo a las consecuencias- a emprender un resurgimiento desde la sociedad?, ¡ya para qué!



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

No es lo mismo, pero es igual…

PRI y Morena sólo cambiarán de roles. Ya sin gobernador como su máximo jefe político los tricolores pasarán de ser un partido vertical a uno horizontal, se viene la ley del más fuerte y de los cacicazgos para controlar al partido, los recursos y las futuras candidaturas. Por su parte, los morenistas tendrán que dejar de ser un partido de tribus para pasar “sí o sí” a la civilización política que dicta la institucionalidad con una mujer de gobernadora y como máxima figura a respetar en el Estado de México dentro de la 4T; si quiere tener un partido ordenado y competitivo en las venideras elecciones, Delfina Gómez está emplazada a reestructurar a los morenistas que por el momento hacen política y se disputan los espacios a “gritos y sombrerazos”, alguien con la mano en la mesa los tiene que meter en cintura al estilo PRI: por las buenas o por las malas. Difícil misión la de procurar una sana y obligada convivencia entre los grupos morenistas, Delfina tiene que mantener los equilibrios y evitar avasallamientos y descontentos.



¿Y la Ley Sabina para cuándo?...

Por cierto. Este martes colectivos feministas y defensoras de mujeres instalaron en la Alameda de Toluca el “Tendedero de Deudores Alimentarios” del Estado de México, donde figuran políticos, entre ellos diputados federales, alcaldes y hasta empresarios. Por supuesto que esto es una legítima reacción de aquellas mujeres que no reciben apoyo económico de los papás de sus hijos, pero la falta de empatía también se ve de parte de algunos funcionarios públicos, quienes por un lado alardean que respaldan al sector femenino, pero por otro se la pasan presumiendo barrabasada y media en el ciberespacio. Es el caso de la Legisladora de Morena, Karina Labastida Sotelo, quien en lugar de mostrar sororidad con las manifestaciones feministas y de mujeres en pro de sus derechos y los de sus hijos, prefiere usar sus redes sociales para publicar que usa sandalias y se pone en el papel de cenicienta; o también para decir que las tortas de jamón saben a gloria cuando se tiene hambre o hasta para admitir que come tacos de cran aunque les haga gestos. Karina Labastida tiene derecho a presumir lo que le plazca, aun cuando en la arena política sus acciones encajan en el diccionario Lópezobradorista que recrimina al clasicismo; pero la diputada tiene más obligación -por ejemplo- de sacar adelante en el Congreso local la ‘Ley Sabina’ que le garantizaría a las mujeres la pensión alimentaria para sus hijos en caso de separación o divorcio con sus parejas. ¡Eso sí valdría la pena de presumir en las redes sociales de la diputada morenista!


610 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page