top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Brota en Desarrollo Social instrucción para incomodar llegada de Delfina Gómez.

  • Coordinación Administrativa de SEDESEM ordena extender contratos eventuales.

  • Le responden “cartita” que envió Raymundo Martínez a la gobernadora electa.

  • Omar Garay, el regidor becario que no se inmuta con los problemas de Toluca.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Apenas hace unas horas les hablaba de los recónditos espacios donde se concentra el verdadero poder financiero, administrativo y político del Gobierno del Estado de México y no tardó mucho en brotar una argucia desde la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESEM).


A este espacio llegó un reporte de la comunicación interna (grupos de WhatsApp) de la poderosísima Coordinación Administrativa y de Finanzas (CAF) de SEDESEM, donde se les instruye a varias direcciones, entre ellas a la de Recursos Materiales, aplicar de manera emergente una rara estrategia para ajustar y comprobar gastos, que no es otra cosa que hacer magia con el presupuesto, maquillar cifras o meter la basura debajo del tapete.


Concretamente hay tres instrucciones desde la CAF:

1.- Justificar 15 mil canastas alimentarias.


2.- Meter todo el parque vehicular a revisión, tengan o no fallas mecánicas.


3.- Extender los contratos eventuales de la Secretaría hasta el mes de diciembre, con la intención de hacer patinar al próximo gobierno de Morena, pues al querer prescindir de esas plazas se podría meter en problemas de derechos laborales adquiridos y posteriores laudos.


Frases como: “No hay tiempo, pero tampoco opción”, “Esta semana debe quedar todo al 100”, “Al fin que ellos (los de Morena) no saben ni qué pedo”, “Si rescinden los contratos antes de diciembre se van a meter en problemas” o “Chínguenle, la CAF espera buenos resultados”, se pueden leer entre las apresuradas instrucciones y nerviosas respuestas que giran al interior de Desarrollo Social.


Si no se ponen chichos los que llegan, en este caso la gobernadora electa Delfina Gómez Álvarez y su próximo secretario o secretaria de Desarrollo Social –la cual será cambiada a Secretaría del Bienestar- se pueden llevar un susto en un terreno minado.


Por supuesto que este asunto deberá ser tratado con pinzas y a fondo en la Quinta Reunión de los equipos de transición, a celebrarse a mediados de agosto con el tema de Política Social.


Si algo hay que reconocer es que el gobernador Alfredo del Mazo Maza ha mostrado disposición institucional, voluntad política y apertura administrativa para hacer una transición y entrega tersa del Poder Ejecutivo, y aun cuando ni Delfina Gómez ni el presidente Andrés Manuel López Obrador tienen incentivos para pelearse o incomodar la salida de Del Mazo, hay algunos funcionarios públicos que no lo entienden y con sus actos piden a gritos que vengan las auditorías y fiscalizaciones, en este caso sobre SEDESEM.



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Le responden la “cartita” Raymundo Martínez…

El martes pasado, durante la primera reunión de los equipos de transición de los gobernadores Alfredo del Mazo Maza y Delfina Gómez Álvarez, tuve una breve plática con uno de los personajes más cercanos a la gobernadora electa que también asistió a este encuentro en Palacio de Gobierno. Le pregunté si existe la posibilidad de que la maestra se reúna con el alcalde de Toluca, el priista Raymundo Martínez Carbajal y me respondió tajante: “si hasta antes de qué mandara su dichosa carta no había probabilidad, ahora menos. El alcalde trae un desastre de administración y no se diga de gobernabilidad. Por dignidad y antes de pedir una reunión tendría que solucionar los graves problemas de inseguridad que aquejan a los toluqueños; por eso se les dan recursos y facultades o los alcaldes, pero éste, el de Toluca, es un ejemplo no solamente de mal gobierno sino de cómo lavarse las manos y aventar las responsabilidades”. Y remató: “El problema no es Toluca, es Raymundo. Si el alcalde quiere sacudirse las presiones y sus obligaciones, no hay problema, entrando el nuevo gobierno estatal asumiremos el control de Toluca por qué se trata de la estabilidad de miles de ciudadanos que confían en la gobernadora electa, más allá de partidos o colores. Si se tiene que resolver el problema aun asumiendo las omisiones de otros, lo haremos con gusto”. La intriga: si el personaje que me hizo esta declaración llega a ser secretario de gabinete, pobre Raymundo. Zazzzzzzzzzzz.



Otra de botarates en Toluca…

Hablando de Toluca. Si el alcalde priista Raymundo Martínez Carbajal está tan tranquilo, pese a la crisis de inseguridad y violencia que azota a la capital mexiquense, también se debe a la blanda, complaciente y casi inexistente oposición política que tiene en la comuna. No hemos visto a la síndico ni a los regidores de la Cuarta Transformación pronunciarse al respecto, ¿son mudos o los enmudecieron? Veremos su papel en la sesión de cabildo programada para este jueves, porque el tema y la zozobra lo ameritan. En especial estaremos atentos del edil que lleva más de año y medio de becario, nos referimos al décimo segundo Regidor emanado del Partido del Trabajo, Omar Garay Garduño, quien de plano parece más priista que izquierdista. El PT no existe en el ayuntamiento de Toluca más que para cobrar sus dietas y ser una endeble figura decorativa de la 4T. No debe sorprendernos, Omar Garay no tiene ni capacidad ni voluntad propia, hace o deja de hacer lo que le dicta su jefe político, el botarate mayor de Oscar González Yáñez. Eso sí, los petistas son los primeros que ya buscan como colocarse en el próximo Gobierno del Estado de México o ir amarrando otra regiduría regalada.

715 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page