top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL


  • Higinio Martínez sigue sin sumarse al gobierno de Delfina Gómez.

  • El senador con licencia desafía y desea el fracaso de la maestra.

  • Las negociaciones del GAP. ¿Cómo le entregó Atlacomulco al PRI?

  • Detectan cómo le metieron goles a la primera audiencia de Delfina.


POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

¿Qué estará tramando el senador con licencia, Higinio Martínez Miranda, quien nada más no quiere asumir el cargo que le asignó la gobernadora, Delfina Gómez Álvarez, como Jefe de Gabinete y Proyectos Especiales del Poder Ejecutivo?


Higinio no ata ni desata; se salió del Senado, pero ha venido desdeñando la instrucción de la maestra. ¿El doctor de Texcoco no le ve interés a la responsabilidad que le encomendaron o de plano está decidido a desafiar a la mandataria? Para los políticos más estrictos y oficiosos lo de Higinio es más que un acto de indisciplina.


¿Higinio no quiere o no puede? No ha estado en los eventos y toma de decisiones más importantes del gobierno de la Cuarta Transformación. No se presentó a la ‘Primera Audiencia Pública’ de la gobernadora, donde estuvieron todos los integrantes del gabinete legal y ampliado, el cual –por forma y fondo- el senador con licencia debe coordinar.


Martínez Miranda no ha hecho acto de presencia en las ‘Mesas para la Construcción de la Paz’ que se efectúan todos los días a las 8:00 de la mañana en Palacio de Gobierno o en los municipios donde Delfina Gómez hace giras de trabajo. Higinio, de plano, no tiene oficina en Lerdo 300 y nadie sabe decir ¿por qué?, ¿dónde anda? y ¿qué espera para ponerse a las órdenes de la gobernadora?



En el Grupo de Acción Política tampoco dicen nada respecto a su jefe, están dejando que corra el gobierno de la maestra. Aunque en los pasillos del GAP se dice que Higinio es el más contento con los errores iniciales de la administración de Delfina; se pone feliz cuando falla la logística o cuando se registran pleitos arrabaleros entre morenistas en eventos institucionales. Podríamos decir que Martínez Miranda está deseando el pronto desgaste de las áreas importantes del gobierno estatal, incluso de la misma maestra.


Es decir, Higinio está como cazador sobre su presa, esperando un gran error para tomar por asalto las áreas torales del gobierno de Delfina y que le fueron negadas como cuota política al senador.



CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Las reuniones en el Casa Blanca…

Por cierto. ¿Qué ha pasado con las reuniones del llamado Grupo de los 21 del GAP?, sí, esas que hasta antes de la definición de la maestra Delfina como candidata a gobernadora de Morena se hacían cotidianamente en el Hotel Casa Blanca, de la Ciudad de México. Quienes asistieron a varios de esos cónclaves indican a esta columna que las encerronas las encabezaban el propio Higinio Martínez y el coordinador de los diputados locales, Maurilio Hernández. Ahí se hablaba y se planeaba todo respecto a la frustrada aspiración del senador por ser gobernador mexiquense; acudían alcaldes, diputados locales y federales, así como operadores políticos. Todo iba bien hasta que la alcaldesa de Tecámac, en uno de esos encuentros, le dijo a Higinio que ella tenía información certera sobre la sucia negociación del GAP para dejar perder municipios importantes del Valle de Toluca por acuerdo con el PRI y el gobierno de Alfredo del Mazo, en las elecciones del 2021. Por eso presidentes municipales que buscaron la reelección ese año, como la misma Mariela o el de Ecatepec, Fernando Vilchis, se despojaron del GAP y tomaron el control de sus propias estructuras para no ser sacrificados. La razón era lógica, si Morena volvía a ganar demarcaciones trascendentes le crecerían los oponentes a Higinio Martínez rumbo a la candidatura al gobierno del Estado de México que nunca logró arrebatarle a Delfina Gómez.



La negociación para devolverle Atlacomulco al PRI…

Una prueba de esas turbias negociaciones entre el líder del GAP, Higinio Martínez y el PRI, fue la devolución del emblemático municipio de Atlacomulco a la casta política tricolor en las elecciones intermedias del 2021. Una destacada fuente política cuenta a esta columna que por acuerdo del senador Martínez Miranda y el ex gobernador, Arturo Montiel Rojas, se logró poner como candidato a la alcaldía del desaparecido partido ‘Fuerza por México’ a Nicolás Martínez Romero, con el objetivo de hacer perder a Roberto Téllez, quien buscaba la reelección por la coalición Morena-PT-Nueva Alianza. Martínez Romero fue el tercer candidato más votado en esas elecciones de Atlacomulco, con lo cual se concretó la derrota de Tellez Monroy quien, de todos conocido, fue cuñado de Arturo Montiel. No es casualidad que en estos momentos Higinio Martínez esté empujando para que Nicolás Martínez Romero entre a las filas de Morena… ¡de alguna manera habrá que compensarlo!



Le metieron goles a la primera audiencia…

En la oficina de la gobernadora, Delfina Gómez Álvarez están haciendo la evaluación política de la Primera Audiencia Pública realizada el miércoles de esta semana. El análisis inmediato revela que efectivamente esta acción de acercamiento tuvo algunos puntos negativos, mismos que deben corregirse, empezando por el excedido nivel de amurallamiento del recinto del Poder Ejecutivo. Otro tema es que no se entregaron las fichas en estricto orden de llegada de los ciudadanos; que hubo decenas de colados y, sobre todo, que no faltó quienes en lugar de acudir a entregar un oficio, petición o demanda, sólo se metieron a la audiencia para darle un regalo a la gobernadora y arrancarle una fotografía. Un caso que llamó la atención fue el de Rosalva Romero, actual Directora de la Escuela de Artes y Oficios (EDAYO) de San Felipe del Progreso, quien vestida con la indumentaria mazahua fue una de las primeras en ser atendida por la gobernadora, pero logística y seguimiento política de gubernatura se dieron cuenta que esta funcionaria está plenamente identificada como una activista del PRI en la zona norte del Estado de México, ligada a cacicazgos como el del alcalde, Javier Jerónimo Apolonio y del diputado federal, Eduardo Zarzosa. Como ciudadana, Rosalva Romero puede vestir los hermosos atuendos mazahuas; también puede hacer uso de sus derechos ciudadanos de petición, pero lo que les brincó a los colaboradores de Delfina fue que Rosalva se coló a la audiencia con la indumentaria indígena sin llevar solicitud alguna y sólo la habría movido el pretexto de acercarse a la gobernadora para entregarle un presente y aparecer en las fotos. ¡Lo logró!

1196 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page