top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL



  • Higinio Martínez, el ‘Judas’ de Morena Edoméx que reventó los acuerdos.

  • Oscar González, el “Barrabás”. PT pretende albazo con candidaturas.

  • Los “chicles” del gabinete. Andrés le hace travesura a Horacio Duarte.

  • Como AMLO. Ana Lilia Herrera llega a evento político en ‘Tsurito café’.

 

POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

Todo por la culpa de Higinio Martínez Miranda, senador de la República y candidato a la reelección, a los morenistas mexiquenses se les viene una semana de calvario, pasión, latigazos y crucifixión. Puede que las candidaturas salgan hasta pasada la resurrección.

 

Según ha trascendido en los pasillos de la dirigencia nacional, el presidente del partido Mario Delgado Carrillo dio ‘acuse de recibo’ al rabioso reclamo del Doctor Chunga de Texcoco, quien miércoles pasado lo tildó de “irresponsable y sectario” por emitir a cuenta gotas las candidaturas a presidentes municipales para el Estado de México.

 

El lunes de la semana pasada, en Toluca, se originó una reunión entre los principales dirigentes de Morena Estado de México: la gobernadora Delfina Gómez, Horacio Duarte, Paco Vázquez y el mismo Higinio, donde se acordó que le entregarían a la dirigencia nacional el listado mayor de las candidaturas.

 


Como se recordará, el 10 de marzo Morena sacó una primera lista de 42 candidaturas a presidencias municipales; y entre el 19 y el 21 habrían de salir las candidaturas en otros municipios con peso electoral importante, con siglado de género y partido; el tercer y último bloque sería sólo para amarrar a los aliados del PT y Partido Verde.

 

Pero Higinio rompió los acuerdos porque exigía que se definieran “a la de ya” demarcaciones como Ecatepec y Texcoco; presionó y la respuesta de Mario Delgado fue lanzarle –el día 20 de marzo- esa pírrica lista de ocho candidaturas. Al senador Martínez Miranda le pidieron que aguantara para dar una buena señal de que hay piso parejo en Morena, pero hizo berrinche y terminó por atorar más la ya de por sí aletargada decisión morenista.

 


La andanada de Higinio no ha terminado, porque se sabe que bajo su esbirro Oscar González Yáñez (OGY), dirigente estatal del Partido del Trabajo, en las siguientes horas el PT estaría haciendo públicas al menos 20 candidaturas, donde van coaligados y donde competirán solos. Esto con la intención de presionar a Morena.

 

Por eso el pasado lunes el dirigente nacional petista, Alberto Anaya, le hizo una llamada a la dirigencia de OGY para que no caiga en el “albazo innecesario” y que evite hacerle el juego sucio a Higinio, porque en una de esas Morena les toma la palabra y rompe la coalición con los petistas, dejándolos en indefensión para la obtención del registro y el financiamiento público como partido local.

 

Con esta relatoría no necesitamos decir quiénes son Judas y Barrabás en la Cuarta Transformación mexiquense, ¿verdad Higinio y Oscar?

 


CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

Esa canción de Los Bukis: ‘El Celoso’…

¿Quieren ver el nivel político de quien dirige al Partido del Trabajo en el Estado de México, Oscar González Yáñez (OGY)? Recordarán que este columnista ventiló anticipadamente parte del listado de candidatos a diputados federales de la coalición “Sigamos Haciendo Historia” (Morena-PT-Verde), hecho que por cierto también hizo rabiar públicamente a Don Higinio Martínez y del cual solo se movió una pieza: Roberto Téllez Monroy, quien originalmente estaba propuesto para la diputación del Distrito 3 de Atlacomulco. ¿Por qué desclavaron a Téllez Monroy de la candidatura federal?, dicen que porque OGY tuvo un arranque de celos contra Roberto Téllez, luego de que le informaran que su “detalle” se anduvo paseando y tomando fotos con el ex alcalde de Atlacomulco en tierras queretanas; es decir, que el dirigente petista llevó un asunto del corazón al terreno político.

 


Horacio y Andrés, los “chicles” del gabinete…

No hay tregua ni ganas de limar asperezas entre los personajes más fuertes del gabinete de la gobernadora mexiquense, Delfina Gómez Álvarez: Horacio Duarte Olivares, secretario de Gobierno y Andrés Andrade Téllez, secretario de Seguridad. Duarte y Téllez siguen con los golpes bajos, cada vez más constantes e inocultables. La última zancadilla corrió a cargo del jefe de la policía estatal, quien el viernes pasado le comió el mandado dos veces al Secretario General de Gobierno. El escenario fue la instalación de la Mesa de Seguridad para el Proceso Electoral 2024, evento al que asistieron dirigentes de partidos y autoridades electorales, el que inició a las 12:00 y concluyó a las 14:00 horas, pero resulta que a la mitad del protocolo (a las 13:00 horas) el equipo de comunicación de Andrés Andrade se apresuró a emitir su comunicado de prensa que tituló de la siguiente manera: SECRETARIO DE SEGURIDAD DEL EDOMÉX ENCABEZA MESA DE SEGURIDAD PARA EL PROCESO ELECTORAL. A las 14:15 de ese viernes salió del C-5 de Toluca, donde se desarrolló el encuentro, el Secretario de Gobierno, Horacio Duarte para atender a los medios de comunicación y dar los pormenores del cónclave, pero Andrés Andrade ya se había brincado al segundo a bordo del gabinete. Ese día sucedió exactamente lo mismo con la Mesa para la Construcción de la Paz, pues a las 8:00 de la mañana –cuando apenas iniciaba este ejercicio encabezado por la gobernadora o por Horacio Duarte, Andrés Andrade ya había lanzado su comunicado. Insurrección, exceso de protagonismo y división, el caso es que cuando no es uno, es otro; pero no hay semana en que no se manden Horacio y Andrés se dediquen caricias sin medir las consecuencias políticas o administrativas sobre su jefa. Así que esas fotografías donde salen muy sonrientes, quietos y cuadrados al lado de la gobernadora, todas las mañanas en los honores a la bandera, no son sino mera “hipotenusa” porque en la realidad ‘Horacio y Andrés’ o ‘Andrés y Horacio’ son como el chicle… “se mascan, pero no se tragan”.

 

El carro sardina…

¿Se acuerdan del Tsuru blanco del presidente Andrés Manuel López Obrador?, bueno pues estratégica u obligadamente, la presidenta del PRI Estado de México, Ana Lilia Herrera Anzaldo, también ya tiene un ‘tsurito austero’ pero en color café. Resulta que Herrera Anzaldo y su comitiva llegaron a la Mesa de Seguridad Electoral, el pasado fin de semana en Toluca, en un vehículo modesto, pero en calidad de coche sardina, todos amontonados. Si es por estrategia, difícilmente la dirigente tricolor podrá cambiar la imagen que tienen propios y extraños sobre la opulenta cúpula del PRI; si es por necesidad, entonces los priistas mexiquenses deben estar preocupados porque eso significa que el partido está en quiebra. Ya ven que Ana Lilia y los suyos andan diciendo que el financiamiento estatal se lo está llevando el dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, como argumento para que los futuros candidatos a diputados o alcaldes se rasquen con sus propias uñas y le metan de su lana.

1670 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page