top of page
  • #LaNoticiaEs

¡OPINIÓN! LETRAS DE JUAN GABRIEL



  • Poder Judicial estatal, ¿origen de la impunidad en ‘Caso Raymundo?

  • Brazalete disponible. Absolución en puerta a ex alcalde de Toluca.

  • En el PRI Edoméx son unos genios; lanzan “ideota” publicitaria.

  • Junta Local de Caminos, ¿la mina de financiamiento de Ublester?

  • Se viene el apocalipsis toluqueño desde la Cuarta Transformación.

 

POR JUAN GABRIEL GONZÁLEZ CRUZ

En las horas recientes la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) debió haber interpuesto el recurso de apelación en contra del cambio de medidas cautelares que favorecieron la salida de la cárcel del exalcalde priista de Toluca, Raymundo “N”, quien desde hace una semana lleva su proceso penal desde la comodidad de su casa y teóricamente bajo vigilancia judicial a través de un brazalete electrónico, acusado por presuntamente cometer el delito de SECUESTRO EXPRÉS EN SU MODALIDAD DE EXTORSIÓN.

 

Lo cierto es que la Fiscalía mexiquense, como pocas veces puede ser defendida, en esta ocasión parece ser una víctima colateral del caso Raymundo, empezando porque al ministerio público le tocó hacer la imputación a partir de una denuncia penal que hizo “la presunta víctima y ex esposa del otrora presidente municipal”, pero que a saber del asunto la denunciante no ha querido o no ha podido acompañar, seguir, ratificar o ampliar su denuncia contra Raimundo “N”. ¿Por qué? Solamente ella y su defensa saben la proporción de la queja.

 



La situación no debe estar fácil para las dos partes directamente involucradas y menos para la Fiscalía, pero si se trata de dilucidar desde dónde puede emerger el velo de impunidad que pretende cubrir al político en mención, los ojos apuntan al Poder Judicial del Estado de México (PJEM)

 

Según lo dio a conocer el portal digital AD Noticias, la ex esposa y denunciante de Raymundo, Viridiana “N”, reveló que quien lleva el caso y le concedió al ex alcalde el arraigo domiciliario, es el juez de control, Pablo Ortiz González. Este impartidor de justicia puso dos argumentos para modificar las medidas cautelares sobre el priista toluqueño: uno, que no había posibilidades de amenazas contra la denunciante porque Raymundo estaba preso y dos, que tampoco había posibilidades de fuga porque ya lo habían detenido.

 

Pero resulta que para que un preso “no sentenciado” pueda acceder al beneficio de la fianza y llevar su proceso en arraigo domiciliario se requieren varias semanas –incluso meses- a fin de acceder al brazalete, es decir, se puede tener la resolución del juez, pero el dispositivo satelital no está al alcance como unas enchiladas o unos huevos fritos en una fonda o un restaurante.

 



Es decir, por arte de magia la defensa de Raymundo “N” logró obtener la libertad bajo caución y el brazalete el mismo día, casi a la misma hora, como si abundaran tales dispositivos en los centros penitenciarios… Increíble, burdo y falaz. El juez o la jueza (porque pueden cambiar de justiciero) habría solicitado el brazalete mucho antes de que dictara la salida del ex alcalde del penal estatal de Almoloya de Juárez.   

 

Seamos claros. La resolución que puede derivar en la probable absolución de Raymundo “N” no es un asunto de la Fiscalía, sino completamente del Poder Judicial del Estado de México y concretamente del Juez que lleva el caso. Para ponerlo con todas sus letras: es un indicio de franca impunidad emergido desde el templo de la justicia, cuyo púlpito está plagado de corrupción. ¡Niéguenlo!

 

¿Dónde diablos está el Consejo de la Judicatura, que al igual que el Poder Judicial, también preside el magistrado Ricardo Sodi Cuellar?, ¿Quieren un argumento legal para tirar la resolución del juez?... ahí les va: “no se le puede otorgar un beneficio de brazalete a quien ha estado prófugo de la justicia” y Raymundo “N” se fugó el 24 de noviembre del 2023 y lo detuvieron el 18 de enero de este año, es decir, estuvo evadido de la ley durante 54 días.

 


CANCIÓN, DICHO O REFRÁN

El PRI y sus “ideotas”…

En las últimas horas fueron colocados en varios puntos del Valle de Toluca, concretamente en Paseo Tollocan y la carretera a la CDMX, algunos anuncios espectaculares con toda la pretensión de ocultar el logotipo y los colores del PRI. En plena campaña rumbo a las elecciones del 2 de junio, a alguien en el tricolor estatal o nacional se le ocurrió la mafufada de gastarse algunos miles de pesos en una campaña visual para promover -con colores distintos a los del partido- la participación, la reflexión y la influencia. Se trata de carteles gigantes con un fondo en colores morado y verde (símbolos del feminismo) y letras blancas, resaltando la palabra PRI. Por supuesto que es una campaña con pretensiones electorales porque los anuncios están registrados ante el INE. Mal por donde quiera que se le vea. Si es una campaña dirigida a los priistas, pues no hay cómo argumentar la asociación entre los ideales y la pertenencia política tricolor con esas tonalidades y conceptos rebuscados. Peor aún, si el mensaje va dirigido al electorado en general, lo único que va a lograr el PRI sobre quienes se sientan convencidos en “participar, reflexionar e influir” es que a ese partido lo sigan mandando al diablo en las urnas.

 


Caminante no hay camino…

En las últimas horas y a raíz de la publicación en este espacio sobre la denuncia de carácter electoral que le tienen a la aspirante del Partido del Trabajo por la alcaldía de Metepec, Ublester Santiago Pineda, se desataron los demonios indagando hasta el número de carpeta u oficio ingresado al IEEM o a los tribunales. Vaya que les preocupa el tema de actos anticipados o rebase de topes de gastos precampaña y campaña por parte de Ublester. Lo que no saben los botarates enviados del PT es que ese tema es menor, si lo comparamos con un embrollo que puede derivar hasta en una sacudida en la Secretaría de Movilidad, concretamente en la Junta Local de Caminos (JLC). Imagínense que la gobernadora, Delfina Gómez Álvarez se entere y pida reporte de la obra recién hecha y pagada al Ublester Santiago, gracias a la relación que tiene con su ex jefe y ex alcalde de Cuautitlán México, hoy titular de la JLC, Ariel Juárez Rodríguez. Si le saben rascar se darán cuenta de dónde estaría saliendo el financiamiento para el posicionamiento político del petista Ublester, pero sobre todo la ilegalidad en el pago de una obra auditada. ¡Zaaaaazzzzzz!

 

El apocalipsis toluqueño…

A punto de definirse la candidatura de Morena a la alcaldía de Toluca, parece que a la capital del Estado de México le espera otro fatídico escenario. Y es que ya son pocos los aspirantes de la 4T a la presidencia municipal y todo apunta a que la desgracia política y administrativa seguirá siendo manda para los toluqueños. Ya nada más falta que a la alcaldía llegue un político “con las enseñanzas de Higinio; con más hambre que Juan Rodolfo y con el doble de soberbia y rencor de Raymundo”… ¡Madre Santa!, ¿quién será ese “moreno” que cumple a la perfección con esta combinación tóxica?

1475 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page